Cómo preparar un café irlandés casero

cafe-irlandes.jpg, _Sep 2019

Cómo preparar un café irlandés casero

Como ya todos los amantes del café sabemos, existen diferentes formas de servir un café en función de la cultura y del país en el que nos encontremos. Pero, ¿alguna vez has probado alguna vez el café con un toque de sabor a Whiskey? De eso se trata el clásico y excéntrico café irlandés. Es rico en sabor y una bebida super distinta de tomar para algunos, hay quienes aman esta combinación, pero, ¿Sabes de dónde viene?

Se creó en la década de los cuarenta del siglo XX. La historia es un poco curiosa, todo se originó durante un invierno especialmente duro en el aeropuerto de Shannon, en Irlanda. Por un retraso en un vuelo de la Pan American, Joe Sheridan tuvo la idea de añadir whisky de su país al café para contrarrestar el frío de los pasajeros. Cuando fue preguntado por si su origen era brasileño respondió que se trataba de café irlandés. Y así fue como nació el café que todos hoy en día conocemos como café irlandés.

¡Te enseñamos como prepararlo en casa! Ya que nos parece un café que todo adulto fan del sabor del café debería degustar alguna vez. Y esta receta será ideal para aquellos que les encante el café irlandés, lo podrán preparar ustedes mismos de ahora en adelante en la comodidad de sus casas.

Ingredientes:

 1 Taza de café  2 cucharadas de azúcar moreno  25 ml de Whiskey irlandés  Nata montada  200 ml de crema de leche  Un poco de canela

Modo de preparación:

1. Lo primero que tenemos que hacer es llenar una copa con agua caliente. Lo mejor es utilizar una copa alargada, consiguiendo ese toque irlandés auténtico que queremos lograr. Puedes calentar el agua en el microondas para hacer el proceso más rápido o hervirla.

2. Después debemos añadir dos cucharadas o cubitos de azúcar.

3. Echa un poco de whisky en la copa. Lo ideal sería que fuese un buen Whisky irlandés, pero puedes utilizar el que tú prefieras o tengas más a mano por casa. Remuévelo todo para que se mezcle bien el whiskey con el agua.

4. Por otro lado, prepara una taza de café bien cargado, de tu preferencia, pero que necesariamente tenga un sabor fuerte para que sepa mejor, y recuerda dejar espacio para la nata.

5. Utiliza nata montada o semi-montada. Los puristas recomiendan que no sea inyectada con aerosol sino líquida. Puedes elaborar tu propia nata para que quede totalmente casero y hecho por ti. Otra forma de hacerlo, para los más atrevidos, consiste en mezclar el azúcar y el whisky y quemarlo todo para obtener un licor. Después se añade el café intentando que no se mezcle y se le añade la nata por encima, obteniendo tres diferentes texturas.

6. Se puede decorar la mezcla con café en polvo o nuez moscada, como lo prefieras, ¡Y listo! A disfrutar de esta rica y exótica combinación irlandés totalmente hecha en casa.

El hecho de servir el whisky separado del café es un fenómeno exclusivo en España, en cualquier otro lugar del mundo y, en consecuencia, en la receta original, el café se sirve mezclado con el whisky y el azúcar y es la nata la que se sirve separada, por encima de esta mezcla. Es importante mencionar que se debe tener cuidado con el vapor que se desprende del trago, ya que el alcohol del whisky, al calentarlo, se vuelve muy inflamable.

Agregar un retroenlace

URL de retroenlace : https://siemprecafe.com/index.php?trackback/16

Page top